Cartagena, Colombia Cartagena de indias - Colombia
Lunes 24 Febrero de 2020


Registrarse o Iniciar sesión

Adiós al viejo "Guayacán"



En Los Cerritos - Barranco de Loba, Sur de Bolívar

Hasta el año 2009, caminaba erguido por el pueblo que lo vio nacer, cantando canciones de la vieja guardia o tal vez contándole a nietos, bisnietos, tataranietos, sobrinos y amigos anécdotas de su juventud.

Era conocido cariñosamente como Pacherico o pachico como le decían sus hijos. En su juventud como todo hombre y sobre todo costeño tuvo varios romances, ganándose el respeto de sus amigos y el apelativo de " EL GALLO DE LOS SIETE GALLINEROS".

FRANCISCO RODRIGUEZ GUTIÉRREZ, nació un 31 de Diciembre de 1891, en el corregimiento de Los Cerritos, comprensión del municipio de Barranco de Loba, Sur de Bolívar, su nacimiento fue a los 7 mese de su procreación del vientre de doña Casimira Gutiérrez y del amor incondicional de don Pablo Rodríguez, no fue un tomador empedernido, sólo lo hacía en fechas especiales, por ello el gran ejemplo de longevidad. Se alimentaba con leche de res, bocachicos, bagres, leche cortá, plátano, mafufo o popocho, entre otros alimentos propios del campo, donde pasó la mayor parte de su larga vida.

Sostuvo unión marital de hechos (permanente), con doña Juana García Pérez, procreando a Catalino Rodríguez García (PANA), con Belén Ardila Palencia, de cuya unión nacieron: Vicente, Julián (el borracho), cándida y Carmela, a Marquesa Chacón le regalo de sus entrañas a Cecilia Rodríguez Chacón. De todo este amor, romances e ilusiones quedan unos retoños: 87 nietos, 93 bisnietos y 58 tataranietos de un Guayacán que un 31 de diciembre de 1891, cuando los cueros de las tamboras repicaban en lo alto de cerro, al lado del atrio de la iglesia, anunciando un nuevo año y las garzas aleteaban alegre invitando a los cuervos, coyongos a pescar en el río en las subiendas de pescados de la época, donde la mujer cerritana baila al son del chasquido del canalete y el ronquido plausible de las atarrayas, fue sembrado a orillas del brazo de Guayabal, del río Grande la Magdalena, al ladito del complejo cenagoso que arropa suavemente a esta tierra pujante y fructífera un “HERMOSO GUAYACAN”, que hoy 19 de Noviembre a los 119 años dejó de ser acariciado por la brisa y la lluvia tenues del cielo Cerritano. Es un orgullo que este Guayacán haya tenido un deceso por APOPTOSIS.

Nuestra fe en Dios Padre, que ha resucitado a su Hijo, nos garantiza, nos asegura que a todos nos espera la misma suerte: morir para resucitar.

Por: José De La Rosa Herrera Pérez

0
Su voto: Ninguno
Este es un espacio de opinión destinado exclusivamente a nuestros lectores. Las opiniones aquí expresadas pertenecen exclusivamente a los autores que ocupan los espacios destinados a este fin y no reflejan la posición u opinión de Editora del Mar S.A. - El Universal.
Exprese su opinión, participe enviando sus comentarios acompañados de imágenes o videos. Este espacio es para la generación de opinión en forma constructiva y no un escenario para injurias y calumnias. Por favor haga buen uso de este servicio. Consulte los términos y condiciones de uso.

Comentarios

Por katie
2013-08-24
5:54 AM

This old man should be taking cared of their children as we knew on other places for their different culture. - Bonaventure Senior Living

Si usted es testigo de un hecho noticioso, tiene la oportunidad de contarlo, por escrito o con fotografías, regístrese y envíe su reportaje.